Por su popularidad e incluso porque se los exige, saber cómo funciona un foco ahorrador es una tarea que se hace cada vez más importante en el mundo moderno.

Cómo funciona un foco ahorrador

  • En primera instancia, una corriente alterna va a llegar a la balastra, que es la que controla el flujo de la electricidad, para a continuación ser dirigida hacia los filamentos.
  • En este momento los siglos van a desprender calor y van a inonizar los gases contenidos en el foco.
  • La balastra va a generar una chispa, que va a ser la responsable de encender un arco eléctrico entre ambos filamentos.
  • Las hebras que van a estar al rojo vivo se apagarán y se van a convertir en electrodos para mantener el arco eléctrico y por lo tanto la ionización.
  • En cuanto a los iones, van a chocar con los átomos de mercurio y estos van a despedir la luz ultravioleta.
  • Los fotones de ultravioleta van a terminar por chocar con la capa de fósforo que está recubriendo el interior de la lámpara.
  • En cuanto a los átomos de fósforo, van a emitir una luz blanca, la cual es visible para el ojo humano.

¿Qué es un foco ahorrador?

A grandes rasgos, los focos ahorradores son lámparas fluorescentes compactas que por su composición pueden proporcionar un flujo luminoso que es igual al de los focos tradicionales, pero con la gran diferencia de necesitar de una menor cantidad de energía, pues el principio a partir del que funcionan, es el de un gas que se ioniza en conjunto con la pintura blanca especial que cubre a este tipo de foco.

¿Por qué se deben usar los focos ahorradores?

En términos generales, el principal motivo por el que se recomienda a las personas que hagan uso de los focos ahorradores, se debe a que pueden consumir hasta un 80% menos de energía, están en condiciones de producir más luminosidad por watt y pueden durar hasta ocho veces más que un foco tradicional.

En ese orden de ideas, los focos ahorradores evitan pagos excesivos en el servicio de la luz, obteniendo un máximo de luminosidad durabilidad, con un tono de los que es agradable. Asimismo, la manera en la que se los usa es igual a la de un foco tradicional, pero con todos los beneficios.

¿Cuánto se ahorra con un foco LED o ahorrador?

Esta respuesta depende en buena medida de los vatios que se consumen, pero también hay que tener en cuenta los gastos de mantenimiento. En ese orden de ideas, hay que tener en cuenta que cada mes habrá un ahorro considerable que por su duración, la cual puede ser hasta ocho veces más que la de un foco tradicional, son muchas las ventajas.

Por lo tanto, aunque con un foco ahorrador se puede evitar un costo de 80% en el pago del servicio de la luz, también hay que resaltar que la compra de nuevos focos se va a reducir, lo que también significa un menor gasto.

Ventajas de los focos ahorradores

  • Son más costosos al momento de comprar los, pero a largo plazo son mucho más económicos.
  • El gasto de energía es mínimo si se lo compara con los focos tradicionales, así que el pago por el servicio de la luz se va a reducir considerablemente.
  • Necesitan de un 80% menos de energía respecto a un foco incandescente.
  • Son la mejor alternativa para cuidar del medio ambiente, motivo por el que hay muchas compañías gubernamentales desde las que se promueve su utilización en todas las zonas del globo.
  • Su durabilidad es ocho veces mayor que la de un foco tradicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *