La tecnología es un conjunto de conocimientos técnicos que se llevan a la práctica o se aplican. En este caso nos concentramos en presentar los distintos tipos de tecnología y algunos ejemplos para cada categoría.

Tipos de tecnología

Al comprender la tecnología como un conjunto de conocimientos técnicos que se aplican, es claro que se puede clasificar la tecnología por tipos de tecnología, de acuerdo con las condiciones particulares en las que se agrupan o se aplican esos conocimientos. A su vez, la manera en la se categoriza la tecnología puede estar relacionada con sus consecuencias o el tipo de resultados que ofrece.

Características de los tipos de tecnología

  • Una gran clasificación – En principio y de acuerdo con Thompson los tipos de tecnología se pueden agrupar en dos grandes conjuntos que son la tecnología flexible y la tecnología fija, pero con el desarrollo del concepto se han planteado nuevas categorías.
  • Conjuntos de conocimientos – Así se define a la tecnología por reunir nociones técnicas que están direccionadas a una labor, tarea, campo del conocimiento o idea.
  • Aplicación – Estos tipos de tecnología no sólo son un corpus de conocimientos teóricos, sino que se aplican y por ende se traducen en prácticas.

Tecnología fija

Es la tecnología que se clasifica como no reutilizable, por tanto, no va a ser útil más que para el fin primario para el que se diseñó. Por esa razón se la denomina como fija, ya que en ningún momento en el futuro va a cambiar.

Ejemplos de tecnología fija – Las refinerías de petróleo, la petroquímica, la siderúrgica, el cemento o la refinería de combustibles.

Tecnología flexible

En el mundo diario de la actualidad es de las que más se puede percibir. Es denominada como flexible porque usando sus conocimientos técnicos se hace viable que se elaboren otro tipo de servicios y productos.

Ejemplos de tecnología flexible – La farmacéutica, la industria de la alimentación y la automotriz.

Tecnología blanda

Es el modo en que se denomina la agrupación de los conocimientos relacionados con la planificación, comercialización o la administración, sin que se consideren los conocimientos técnicos como tal. Si se la compara con la tecnología dura, no es tangible, así que no es posible verla o tocarla.

Ejemplos de tecnología blanda – Procedimientos del marketing, software para operaciones matemáticas, conexiones de Wi-Fi, herramientas de administración, logísticas de producción o la enseñanza de tareas.

Tecnología dura

Son el conjunto de conocimientos técnicos, los cuales se van a aplicar para que así se generen aparatos como lo puede ser una máquina, un material o quizá productos tangibles (que se pueden tocar).

Ejemplos de tecnología dura – La impresora, el automóvil, la radio FM, el ferrocarril, el avión de guerra, la brújula, el barco a vapor, los molinos de viento, entre otros.

Tecnología de equipo

Es un tipo de tecnología que se aplica para las industrias, considerando que por su significado implica que para el desarrollo de sí misma se consigue por quien está produciendo el equipo.

Ejemplos de tecnología de equipo – Las industrias plásticas o las industrias textiles.

Tecnología de operación

Es la tecnología que se consigue como un resultado de las técnicas de observación por un periodo de tiempo largo, ya que se precisa de la observación para posteriormente evaluar lo que se ha observado. Una vez se cumple con lo anterior se la puede emplear para otra clase de tecnologías como la de equipo o de procesos.

Ejemplos de tecnología de operación – Incidencias de tecnologías de equipo o procesos de fabricación de un producto o servicio.

Tecnología de producto

Es la tecnología en donde se agrupa la técnica, características y los conocimientos que se emplean para la construcción de un servicio o de un producto en particular. En ese sentido requiere de las habilidades manuales y a su vez de los conocimientos teóricos, pero en este caso aplicados para la consecución de un objetivo en específico.

Ejemplos de tecnología de producto – Producción de automóviles, la producción de robots, fabricación de una mesa, la elaboración de un maletín.

Tecnología limpia

Es la que pese a ser utilizada o empleada, no va a producir modificaciones en el ambiente. Lo anterior significa que una tecnología limpia implica que se está haciendo un uso de carácter racional y equilibrado de los recursos, motivo por el que los sistemas naturales no se van a ver afectados por su implementación.

Ejemplos de tecnología limpia – Las lámparas de bajo consumo, la purificación del agua, el uso de fuentes de energía renovable, los paneles de energía solar, el manejo de los desechos sólidos, los compresores libres de aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *